Por Natalia Aravena

Me quedé mirando al infinito un buen rato, sin rabia, sin pena, sin nada. Ahora, que ya pasó un rato, entiendo que hice cortocircuito.No entendí cómo, después de tanta lucha, tanto sacrificio, tanto pasarlo mal, las personas podían querer quedarse igual.Y, después de pensarlo un poco, creo que nos quedamos chicos. Pensamos que a pura convicción y sinceridad podíamos ganar pero no es así.Lo triste de todo esto no es que hayamos perdido. Lo triste es que perdimos a punta de fake news, desinformación y circo.

Escuché y debatí con muchas personas que iban a votar rechazo. De todas, sólo una me dio razones que realmente estaban escritas en la propuesta. Las demás, eran cosas que no aparecían escritas allí, que escucharon en la tele o leyeron en facebook.

Y no, no voy a decir que es porque la gente es ignorante. Voy a seguir apuntando a los poderosos de este país, los que metieron millones de pesos en evitar que esta propuesta constitucional fuera aprobada. Los que sabían que esta Constitución favorecía al pueblo y no a sus riquezas.Me da pena ver a tanta gente pobre, a la que he visto sacarse la chucha por obtener algo de dignidad, celebrando que se salvó a la patria, porque dicen que la propuesta eliminaba la bandera, nos quitaba la vivienda, iba a meter a todos a FONASA, iba a tener más derechos para los mapuches que para el resto y cuantas otras cosas que jamás estuvieron redactadas.

Me da pena pensar en lo que pudo haber sido tener derechos para los animales, para el medioambiente, tener derecho a la salud, al agua, que hubiéramos tenido perspectiva de género!De esto, sólo puedo pensar que para la próxima, tenemos que movernos mucho más, porque para combatir al empresariado, la plata y los privilegios, tenemos que meterle mucha más convicción y fuerza.

Si nos movilizamos en octubre del 2019 fue porque queríamos cambios. Si votamos apruebo el 2020 fue porque queríamos cambios.Perdimos esta ronda, pero no el torneo.Vamos por esa dignidad!

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *