Por Christian Masello

Quien estará a cargo de la Agencia de Coordinación Nacional de Bariloche durante la gestión de Walter Cortés, la libertaria Jazmín Venini, y el promotor de La Libertad Avanza en la zona andina, Maximiliano Catriman, no tienen dudas acerca de lo que debería hacerse durante el gobierno de Javier Milei en relación a la temática mapuche en general y Villa Mascardi en particular.

Por un lado, Catriman considera que la ley 26160, de emergencia territorial indígena, debe derogarse.

De esa manera, señala que, justamente, la futura vicepresidenta, Victoria Villarruel, en su rol de diputada, había presentado en 2022 un proyecto para accionar de ese modo.

“Es una ley que de origen fue creada por un plazo determinado, plazo que ya aconteció y por el cual el Estado, que somos todos, debe asegurar a las comunidades indígenas autóctonas su salvaguarda y desarrollo, pero debe proteger de igual y en ecuánime medida tanto el patrimonio del pueblo argentino como son las tierras federales que son usadas como moneda de cambio para esta ley, como así también el derecho de los individuos propietarios cuyos intereses legítimos pueden verse directamente afectados por las medidas adoptadas”, había indicado Villarruel en su propuesta.

En cuanto a Villa Mascardi, Venini consideró que, allí, los integrantes de la Lafken Winkul Mapu “buscan hacer otro Estado dentro de la Argentina”

La joven opina que “los mapuches, originariamente, no son argentinos”. Así, apunta: “Si quieren estar dentro del territorio nacional, se los acepta, pero deben cumplir las leyes como cualquier ciudadano, no tienen que tener un beneficio”.

“Nosotros promovemos la igualdad ante la ley”, expresa, para luego advertir: “Si hay una propiedad privada, no podés ir a atacarla porque querés quedártela”.

Los jóvenes libertarios contraponen, frente a la postura de la Lafken Winkul Mapu, la actitud de la comunidad Wiritray.

En tal sentido, Vanini señala que Victoria Villarruel, en 2021, conversó con miembros de Wiritray, y Catriman remarca que en esa lof “poseen la mirada de que están bajo la soberanía argentina; viven de manea pacífica, no como esa gente que viene a puntos turísticos importantes a querer tomar tierras”.

Para ambos, el acuerdo que la gestión de Alberto Fernández firmó con referentes mapuches el 1 de junio de este año, en nombre del Estado nacional, que incluye el compromiso de permitir que la machi (autoridad espiritual) Betiana Colhuan, de la Lafken Winkul Mapu, se asiente en un predio de Parques Nacionales en Villa Mascardi, junto a su círculo íntimo, y que el resto de la comunidad sea reubicado en otro sitio, debe anularse.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *