En estos días, varios medios nacionales, como Clarín, Infobae, TN y Perfil, y locales, como FM del Lago, El Cordillerano, Red 43 o Radio 3 Cadena Patagonia, entre otros, amplificaron la información de que las autoridades de Parques Nacionales y la Justicia federal señalarían a Cruz Cárdenas, integrante de la comunidad Lof Paillako – Futalafken mew, como presunto autor de los incendios que azotaron durante una semana al Parque Nacional Los Alerces, en Chubut.

Se calcula que los incendios – que pudieron ser contenidos este sábado 11 de febrero – afectaron una superficie de 1270 hectáreas de bosque nativo, matorral y pastizal, siendo unas 300 hectáreas dentro del Parque y el resto en jurisdicción provincial.

Imágenes de los incendios en el Parque Nacional Los Alerces. Foto: Gentileza Ana Casavelos, vía Télam.

Ante lo que consideran una operación mediática, desde la Lof Paillako- Futalafken mew rechazaron las acusaciones en un comunicado público dado a conocer el 13 de febrero, expresando: «la historia se repite una y otra vez: que somos chilenos en Argentina o que somos argentinos en Chile. Los hechos se repiten una y otra vez. Desde Julio Asesino al día de hoy, el pensamiento roquista irrumpe, como la mal llamada «Campaña del desierto» sobre las comunidades mapuche y mapuche-tehuelche, separando a las madres e hijos/ hijas. A fines de 1800 les enviaban en caravanas de muerte a Buenos Aires, Valcheta o a la Isla Martin García, y hoy, a cárceles a más de 2000 kilómetros de distancia».

En la misma línea, agregó: «los hechos se repiten una y otra vez. Es indistinto el color político partidario que esté administrando al estado argentino/chileno, todas las decisiones políticas que se toman son basadas en el pensamiento roquista que terminó de fundar lo que hoy se conoce como Argentina. Aquí estamos, aún resistiendo al prejuicio de la sociedad, la represión de las fuerzas policiales y parapoliciales, y del empresariado que ingresan a nuestros espacios y nos asesinan. Rafa iem, Elias iem, entre otrxs».

En otro pasaje del comunicado, rechazan las informaciones que señalan a su integrante Cruz Cárdenas: «los hechos se repiten una y otra vez. Las empresas de falsa comunicación fomentan y alientan el odio y el prejuicioEjemplo de esto es el individuo lobista y agente público de las mineras Ricardo Bustos de FM del Lago (Esquel) que está escupiendo odio a través de todas sus herramientas de comunicación sobre Cruz Cárdenas, integrante de nuestra Lof, haciendolo responsable de los devastadores incendios que arrasaron parte del territorio dónde se crío y que, actualmente, vive su familia. Además, como Lof y en nuestro pensamiento mapuche no entra el acto de quemar el bosque, porque allí vive nuestra medicina, habitan animales nativos y de crianza, nuestro alimento y fuerzas invisibles que sostienen nuestro camino ancestral, y no pondríamos en riesgo a otras comunidades como por ejemplo la Lof Catriman Colihueque, que también se vió afectada días atrás», señalan desde la comunidad.

Asimismo, la Lof Paillako- Futalafken mew hizo un racconto histórico del uso de los incendios forestales para estigmatizar y criminalizar a las comunidades mapuche: «es histórico el uso del fuego por el wingka para acusar y desalojar comunidades, expulsar y correr pobladores y a quienes estamos retornando al territorio. Recordarmos tres incendios-atentados contra nuestro territorio, a los cuáles el wingka no le dió relevancia: 1) El pasado 5 de enero quemaron colmenas de abejas. 2) El 8 de enero quemaron el retamal que se encuentra en el ingreso a la comunidad. 3) El 14 de enero incendiaron aproximadamente 1ha de bosque nativo. La historia se repite una y otra vez. Tres atentados incendiarios que sofocamos y que no fueron mucho más graves porque pu newen no lo permitieron. Les invitamos a que ingresen a las páginas oficiales de las distintas instituciones, a corroborar los registros sobre los incendios que se provocaron desde antes de nuestro regreso al territorio. La historia se repite y entonces nos preguntamos: ¿qué intereses hay detrás de los incendios?«, se preguntan, como cierre del comunicado.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *