Un estudio de la Asociación de Cámaras de Industria y Comercio Alemanas (DIHK, por sus siglas en alemán) revela que cada día son más las empresas en Alemania que ven obligadas a suspender o reducir la producción debido a un aumento de los precios de la energía.

«Un total del 16% de las empresas industriales se sienten obligadas a responder a la situación energética actual con la reducción de la producción o al menos con un cese parcial de algunas áreas de negocio», escribe el ente en un comunicado en su página web, reseña Sputnik.

Detallan que ya casi una cuarta parte de las empresastomaron esas medidas y otro cuarto está en proceso de hacerlo.

Por su parte, el presidente de la asociación, Peter Adrian, calificó estas cifras de «alarmantes» y destacó que las empresas no tienen margen de maniobra, por lo que se ve obligadas cerrar o trasladar la producción a otros lugares.

De acuerdo al organismo, las industrias más afectadas son las de alta intensidad energética, donde el 32 por ciento de las compañías reducen completamente o parcialmente su producción, al tiempo que señala que la mayoría de las empresas alemanas todavía no logran acuerdos sobre el suministro de gas para todo este año.

La crisis energética que vive Europa al parecer no fue prevista por quienes se sumaron al bloqueo contra el país euroasiático. Las consecuencias se empiezan a ver ahora y aún no llega el invierno.

Fuente: Misión Verdad

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *