Se llama Klebsiella pneumoniae y es una bacteria que fue descripta en 1882 después de ser aislada de los pulmones de pacientes en Europa que habían muerto por neumonía. Suele colonizar la boca, la nariz y el tracto gastrointestinal en los seres humanos, pero también afecta a otras especies.

En la Argentina, por primera vez se detectaron cepas de la bacteria Klebsiella que eran resistentes a los 30 antibióticos disponibles. Afectaron a pacientes hospitalizados. Incluso esas cepas fueron capaces de resistir a los carbapenems, que son un grupo de medicamentos que se reservan para tratar infecciones que no son sensibles a otros antibióticos.

Ante el riesgo que implican las superbacterias para la salud pública, el Servicio Antimicrobianos del INEI-ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán”, que depende del Ministerio de Salud de la Nación, emitió un alerta.

El fenómeno se conoce técnicamente como “panresistencia”. Esto significa que las cepas de Klebsiella eran resistentes a todos los antibióticos disponibles en el país.

Generalmente, las infecciones por Klebsiella suelen producirse en pacientes enfermos que reciben tratamiento para otras afecciones en hospitales. Las personas sanas no suelen contraer infecciones por esa bacteria.

Según el alerta emitido, se hicieron 3 aislamientos de Klebsiella en pacientes de una institución privada de salud de la Ciudad de Buenos Aires. Fue a partir de muestras de orina de esos pacientes, quienes tenían entre 38 y 54 años.

El doctor Fernando Pasteran, investigador del ANLIS/Malbrán, explicó al portal de Infobae: “Es la primera vez que detectamos que una bacteria que afecta a pacientes hospitalizados en la Argentina resulta ser simultáneamente resistente a los 30 antibióticos disponibles, incluyendo los más nuevos”.

El científico aclaró que se trata de “un punto de inflexión importante para el problema de la resistencia antimicrobiana en la Argentina. Implica que ya es una realidad que el país tiene bacterias resistentes a todos los antibióticos”.

Como los antibióticos disponibles no podían controlar las infecciones que tenían los pacientes hospitalizados, se activó un protocolo de uso compasivo y se hizo una combinación de tres medicamentos, que hasta ese momento no se había probado. Ninguno de los medicamentos disponibles hubiera sido efectivo si se lo administraba solo. En cambio, la combinación funcionó favorablemente para los pacientes.

Los tres pacientes que figuran en el alerta del ANLIS/Malbrán se recuperaron por la triple combinación de medicamentos. “Después se detectaron otros 5 pacientes más. También sobrevivieron”, señaló el científico.

Adrián Morales, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Infectología, explicó: “Se encontraron pacientes con bacterias panresistentes. Este hallazgo es producto del sobreuso de los antibióticos que se ha realizado durante los últimos años”.

El alerta es -según Morales- un llamado de atención ambiental para toda la población. “Hay que reducir el uso de los antibióticos en los animales dentro de la ganadería, la pesca y otros rubros para controlar el problema de la resistencia a los antimicrobianos”, subrayó.

“En los hospitales, -recordó el especialista- se necesita que se refuercen los programas de control de infecciones para prevenir que los pacientes con bacterias resistentes transmitan a otras personas internadas o por fuera de la institución”. De acuerdo con el representante de SADI, “estamos en un momento de riesgo en que se puede volver a la era anterior a los antibióticos: una infección sin tratamiento puede tener una alta mortalidad”.

En tanto, para Inés Staneloni, co-fundadora de la asociación Investigación de la Resistencia Antimicrobiana (INVERA) y ex jefa del comité de control de infecciones del Hospital Italiano de Buenos Aires, “la identificación de bacterias resistentes a todos los antibióticos disponibles es una gran preocupación. Debería convocarnos a todos a la acción. Todos podemos accionar para frenar la resistencia a los antimicrobianos”.

Hoy es importante que “los pacientes o sus familiares no presionen a los médicos para que indiquen antibióticos cuando no son necesarios. La mayoría de las infecciones son virales. Y los antibióticos no son útiles para combatirlas. Al usarlos cuando no corresponde, se generan bacterias más resistentes”, argumentó la doctora Staneloni.

Para contrarrestar al problema de la resistencia antimicrobiana, el doctor Pasteran comentó que se necesita de la disponibilidad en el país de los fármacos amoxicilina/ácido clavulánico endovenoso (por el momento solo están los que se administran por vía oral), el cefiderocol, la combinación de meropenem y vaborbactam, y el sulbactam-durlobactam.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *