Tras el Congreso Extraordinario realizado este jueves, la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) anunció un paro nacional y una gran marcha a Plaza Pizzurno para el próximo lunes 26 de febrero. Esta medida es la respuesta al brutal ajuste educativo que lleva adelante el gobierno de Javier Milei y la falta de acuerdo en las negociaciones de paritaria docente.

El objetivo de la movilización es manifestar el rechazo de los docentes y trabajadores de la educación frente a las políticas que limitan la calidad de la enseñanza y afectan los derechos laborales. Además de la marcha en la Ciudad de Buenos Aires, habrá movilizaciones provinciales en Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Mendoza, San Luis y Santa Fe.

Esta medida de fuerza ha sido convocada luego de que el gobierno convocara a una reunión para el martes 27, en la cual técnicamente no llaman «paritaria nacional». Sin embargo, los gremios desconfían de las verdaderas intenciones del cónclave y creen que el objetivo es «desactivar» el plan de lucha de los trabajadores.

En este contexto de incertidumbre y tensiones, el Gobierno nacional está analizando la posibilidad de declarar a la educación como servicio esencial. Esta medida, que busca limitar e impedir el derecho a huelga, ha generado el rechazo de los gremios docentes. Desde Ademys, señalaron que esta decisión no significa mejorar salarios ni aumentar presupuestos, sino que busca impedir la protesta y está en contra de lo dictaminado por la justicia y la Ley de Financiamiento Educativo.

Las áreas de educación se han visto afectadas por brutales recortes en el presupuesto, lo que ha generado una gran preocupación en los gremios docentes. Entre los recortes más destacados se encuentra el fin del Fondo de Incentivo Docente (FONID), el desfinanciamiento de los comedores escolares y la falta de inversión en infraestructura.

En cuanto al inicio de clases, la mayoría de las provincias tiene previsto retomar las clases el lunes 26 de febrero, mientras que otras lo harán durante la primera semana de marzo. Sin embargo, debido a la falta de acuerdo en las paritarias y la incertidumbre salarial, algunas provincias han pospuesto el inicio hasta el 4 de marzo.

Este conflicto se suma a las tensiones existentes con el Gobierno nacional, que analiza declarar a la educación como servicio esencial, generando más incertidumbre y discordia en el ámbito educativo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *